Sección I: Metas Internacionales de Seguridad del Paciente.

Imagen
El propósito de las Metas Internacionales de Seguridad del Paciente es promover acciones específicas para mejorar la seguridad de los pacientes. Las Metas destacan problemas relevantes dentro de la atención médica y describen soluciones que abarcan a todo el sistema, basadas tanto en evidencia como en el conocimiento de expertos.

Las metas están estructuradas de la misma manera que los demás apartados: incluyen un estándar, un propósito y elementos medibles. Las metas se califican como “cumple”, “cumple parcialmente” o “no cumple”, y de acuerdo con las reglas de decisión para dictaminar la certificación de hospitales aprobadas por el Consejo de Salubridad General, ningún elemento medible (EM) debe obtener calificación de cero o cinco si el hospital desea certificarse, por esta razón se señalan como estándares indispensables. Imagen 1) Identificar correctamente al paciente.
Propósito: Mejorar la precisión en la identificación de los pacientes para prevenir errores que involucran al paciente equivocado.

Errores que involucran al paciente equivocado ocurren en prácticamente todas las actividades relacionadas con la atención del paciente. Los pacientes pueden estar sedados, desorientados o no del todo alertas, puede que los cambien de cama, de habitación o de lugar dentro del hospital, pueden padecer discapacidades sensoriales o estar en condiciones que puedan inducir a errores en cuanto a la identificación correcta. 4806476-een-gloednieuw-ziekenhuis-patia-nt-id-armband enfermero
El propósito de este objetivo es doble:

1) Identificar de forma confiable a la persona a quien está dirigido el servicio o tratamiento.

2) Hacer que el servicio o tratamiento coincida con la persona. Las políticas y/o procedimientos del hospital exigen al menos el uso de dos datos (identificadores) para identificar un paciente.

Por ejemplo el nombre del paciente, su número de identificación, la fecha de nacimiento, entre otros. El número de habitación del paciente, número de cama o su ubicación no son datos que se puedan usar como identificación.

medicina-interna_01 manifestazioni-infermieri diplomado
2) Mejorar la Comunicación Efectiva.
Propósito: Prevenir errores por órdenes verbales y telefónicas.

Cuando la comunicación es efectiva, implica que sea oportuna, precisa, completa, inequívoca y comprendida por quien la recibe. Las comunicaciones más propensas al error son las órdenes/indicaciones de atención al paciente dadas verbalmente y por teléfono. Otro tipo de comunicación propensa al error es la información de resultados de laboratorio o gabinete.

hospitales-medicina-interna-abc
El establecimiento debe elaborar una política y/o procedimiento para órdenes/indicaciones verbales y telefónicas que incluye: escuchar completamente la orden, la anotación de la orden o el resultado de laboratorio o gabinete por parte de quien recibe la información; la lectura por parte del receptor de la orden o el resultado del análisis y la confirmación de que lo que se ha anotado y leído es exacto por parte de quien emite la orden o comunicación del resultado.

Imagen3

3) Mejorar la Seguridad de los Medicamentos de alto riesgo.
Propósito: Prevenir errores de medicación con electrolitos concentrados.

Cuando los medicamentos forman parte del plan de tratamiento de un paciente, es fundamental manejarlos adecuadamente para garantizar su seguridad. Un problema frecuente de seguridad de los medicamentos es la administración errónea de electrolitos concentrados. Este error puede ocurrir por falta de supervisión, por falta de orientación e inducción del personal o por una situación de urgencia mal manejada. El medio más efectivo para disminuir o eliminar esta ocurrencia es retirar los electrolitos concentrados de las unidades de atención al paciente y llevarlos a la farmacia.

medicamentos-3

En colaboración multidisciplinaria se debe desarrollar una política y/o un procedimiento que evite la colocación de electrólitos concentrados en áreas de atención al paciente donde puedan ocurrir errores de administración. La política y/o el procedimiento identifica a todas las áreas donde los electrólitos concentrados son necesarios desde el punto de vista clínico, como el Servicio de Urgencias, Terapias Intensivas o las salas de operaciones, e identifican el modo en que son etiquetados en forma clara y cómo se almacenan en dichas áreas, de modo tal que esté restringido el acceso a ellos a fin de prevenir la administración errónea. En las áreas donde se administren electrolitos deben contar con acciones específicas o estrategias para prevenir errores de medicación durante la preparación y administración de los medicamentos. Una de las buenas prácticas basadas en la evidencia más utilizadas es la doble verificación o doble “chequeo” de los procesos de preparación y administración de los medicamentos de alto riesgo por personal calificado. Según estudios del Instituto para el Uso Seguro de Medicamentos (Institute for Safe Medication Practices) la implementación de esta práctica logra detectar aproximadamente el 95% de los errores.

tabla tabla
4) Garantizar cirugías en el lugar correcto, con el procedimiento correcto y al paciente correcto. Propósito: Prevenir errores que involucren cirugías en el sitio, procedimiento o paciente incorrecto.

La cirugía en el lugar incorrecto, con el procedimiento incorrecto y/o al paciente equivocado son problemas comunes en los hospitales. Pueden contribuir a ello, la evaluación inadecuada del paciente, la revisión inadecuada del expediente clínico, una cultura que no apoya la comunicación abierta entre los miembros del equipo quirúrgico, los problemas relacionados con la letra ilegible y el uso de abreviaturas.

037n1soc-1

Para mejorar esta situación deben emplearse prácticas basadas en la evidencia, tales como las descritas Protocolo Universal TM para asegurar el procedimiento correcto, el sitio correcto y al paciente correcto, establecido por The Joint Commission.

996727_584133841607969_1612721373_n

(http://www.jointcommission.org/standards_information/up.aspx)

La Lista de Verificación de la Seguridad de la Cirugía de la OMS, divide la operación en tres fases, cada una correspondiente a un periodo de tiempo concreto en el curso normal de una intervención. El Protocolo Universal se encuentra dentro de ésta lista de Verificación.

98c242fe-1a40-4bdf-a14e-32c8e652d476
El protocolo universal debe de realizarse en todos los procedimientos, así como en los procedimientos y tratamientos invasivos o de alto riesgo que el establecimiento determine. El marcado del sitio quirúrgico involucra la participación del paciente y se lleva a cabo con una marca piel. La marca debe ser la misma en toda la organización y debe ser efectuada por el médico que llevará a cabo el procedimiento, debe hacerse de preferencia y de ser posible, estando el paciente despierto y consciente, y debe estar visible una vez que el paciente esté preparado y cubierto. El sitio quirúrgico se marca en todos los casos relacionados con lateralidad o estructuras múltiples y cuando la realización del procedimiento en un sitio diferente pudiera afectar de manera negativa la calidad o la seguridad del paciente.

02A10N4A
La Lista de Verificación se encuentra disponible en http://www.who.int/patientsafety/challenge/safesurgery/en y en la Campaña Sectorial “Cirugía Segura Salva Vidas” de la Secretaría de Salud.

saude QUIR3_28_09_2010
5) Reducir el riesgo de infecciones relacionadas con la atención médica.
Propósito: Reducir el riesgo de infecciones a través de un programa efectivo de higiene de manos.

La prevención y el control de infecciones asociadas con la atención médica constituyen desafíos en la mayoría de las áreas de atención médica. Las infecciones incluyen infecciones de las vías urinarias, asociadas con el uso de catéteres, bacteremias y neumonía. Lo fundamental para erradicar estas y otras infecciones es la higiene adecuada de las manos. Se pueden obtener guías internacionalmente aceptadas como las de la OMS, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

UVEH-LavadoDeManos
6) Reducir el riesgo de daño al paciente por causa de caídas.
Propósito: Identificar y evaluar el riesgo de presentar una caída en todos los pacientes.

Prevención de caídas
Las caídas son una de las causas más comunes que generan lesiones y daños en los pacientes hospitalizados. El establecimiento debe evaluar el riesgo de caídas y reducir la probabilidad de la ocurrencia de una caída. La evaluación podría incluir los antecedentes de caídas, el estado postquirúrgico, la edad del paciente, una revisión del consumo de alcohol y medicamentos, una evaluación de la marcha y el equilibrio y los apoyos empleados por el paciente para caminar. La evaluación del riesgo de caídas debe realizarse como parte del tamizaje en el Servicio de Urgencias y/o la evaluación inicial del paciente hospitalizado; asimismo, se reevalúa a todos los pacientes a intervalos que ayuden a identificar oportunamente cualquier cambio en el estado del paciente. Al menos se evalúa a cada paciente en cada cambio de turno, cambio de área o servicio y/o cambio en el estado de salud. El establecimiento debe implementar un programa de reducción del riesgo de caídas, basándose en políticas y/o procedimientos adecuados.

Prevención de caídas (1)

seguridad del pacietne
Fuente: Manual de Certificación, página 31 a 38.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s