Valor del mes: Puntualidad.

La puntualidad es una actitud que se adquiere desde los primeros años de vida, mediante la formación de hábitos, dónde las normas y costumbres establecen horarios para cada una de las actividades que realizamos. La puntualidad también es un reflejo del respeto y consideración a las demás personas y su tiempo, ya que en la escuela, el trabajo y en la vida social, llegar a tiempo es un signo de buena educación. Respetar los horarios además permite tener un orden. Hay a menudo una convención de que una pequeña cantidad de retraso es aceptable en circunstancias normales; por lo general, 10 o 15 minutos en las culturas Occidentales; hora u hora y media en Macabi. En otras culturas, tales como la sociedad Japonesa o en el ejército no existe básicamente ninguna permisividad. En las culturas que valoran la puntualidad, retrasarse es lo mismo que demostrar desprecio por el tiempo de otra persona y se puede considerar un insulto. En tales casos, la puntualidad se puede hacer cumplir con penas sociales, por ejemplo, excluyendo enteramente a los que llegan más tarde de las reuniones.

La puntualidad en general es una regla que exige de la persona ejecutar determinada acción en un tiempo determinado, ya que aunque la acción sea realizada satisfactoriamente, desequilibra el balance de tiempo de todas las demás. Ya sea en el trabajo, en la escuela, en una cita o en cualquier reunión social al cual se asista, la puntualidad es algo que debemos cumplir, pues debemos respetar a los demás y a su tiempo.

Imagen

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s